El pasado lunes 9 de junio se iniciaron los trabajos de instalación de este proyecto ecológico sustentable. La modernización del estacionamiento nos permitirá generar el 100% de la energía eléctrica necesaria para el funcionamiento del colegio, a lo que se suma el nulo impacto ambiental que trae su puesta en marcha.

 

El avance del uso de energías limpias en el mundo ya es un hecho, y lentamente hemos podido ver cómo distintos actores van sumándose en esta cruzada por el cuidado del medio ambiente. Chile no se ha quedado de brazos cruzados, y la ciudadanía ha ido progresivamente sumándose a los cambios en sus prácticas, como por ejemplo terminando con el uso de bolsas plásticas en el comercio u oponiéndose a la instalación de centrales energéticas con un fuerte impacto en el ecosistema. Son pequeños atisbos que van dando cuenta de un cambio en la mentalidad imperante.

Chile es el país con el mejor nivel de radiación solar en el planeta, lo que lo hace un lugar fecundo en su capacidad para generar electricidad con paneles solares en hogares u empresas. Pese a contar con esta ventaja comparativa, hoy en día solo un 16% del total de energía eléctrica generada proviene de fuentes renovables no convencionales. Teniendo todas estas consideraciones, como establecimiento hemos decidido implementar un programa educativo integral de cuidado y desarrollo del medio ambiente. Es así como iniciamos nuestra alianza con Rising Sun.

Desde el año 2004, Rising Sun viene impulsando el uso de energías fotovoltaicas en Hawaii, uno de los mercados más grandes de EE.UU. y el mundo en materia de energías renovables. Dado el delicado entorno natural que presenta Hawaii, la preservación de sus maravillas naturales es un desafío con el que trataron desde un comienzo. Las positivas experiencias adquiridas les motivaron a acercarse a Chile, con el compromiso de promover el respeto y el cuidado de los maravillosos escenarios naturales de nuestro territorio.

 

Instalación de Rising Sun para una casa en la localidad de Matanzas.

 

Todo proceso de desarrollo trae consecuencias palpables en la calidad de vida de los habitantes. En el caso de Chile, un aspecto gravitante es el considerable aumento de la población urbana, lo que ha disparado los índices de contaminación, en especial la del aire que respiramos.

Fiel a su misión y visión institucional de educar a sus alumnos en el cuidado del medio ambiente, el Colegio Coya viene implementando un proyecto de Eco Escuela que contempla incentivar una cultura de conservación, sobre todo en los más pequeños. Como parte de un proyecto curricular transversal desde Pre Básica a Enseñanza Media, al interior del colegio hemos impulsado iniciativas como la instalación de infraestructuras para el tratamiento de aguas, para el reciclaje de los desechos y la reforestación de las áreas verdes comunes.

Este año, el proyecto se potencia con la instalación de un parking hecho de paneles solares, algo completamente inédito en Chile. “El hecho de que esta iniciativa sea emplazada en un colegio y a la vista de todos, aporta en educación a quienes se relacionan a diario con este sistema, partiendo por los niños y pasando obviamente por los adultos” cuenta Sebastián González, gerente general de Rising Sun. El parking solar tendrá un doble uso pues la estructura tendrá forma de techo, de modo que este cubra el estacionamiento, lo que traerá consigo sombra durante la época de verano y protección de las lluvias durante el invierno. “Tendrá una extensión de 800 metros cuadrados, y estará hecho principalmente de fibra de vidrio, la cual es sumamente firme, y gracias al silicio que contiene en su interior, capta la radiación obtenida desde los rayos solares para convertirla en fotones y electrones, lo que genera electricidad sin el más mínimo impacto” agrega Sebastián González. La instalación de paneles solares a nivel de hogar ya disminuye de manera gravitante las emisiones de Co2 que se liberan hacia la atmósfera, a la vez que se genera energía silenciosa, aspecto que mitiga la contaminación acústica y favorece una mejor calidad de vida. “Para los más pequeños, este proyecto tangibiliza aquello que se aprende en las salas de clases, complementando los actuales contenidos relacionados al desarrollo sostenible. Es vital generar conocimiento, cultura, conciencia en las personas y en las empresas para alcanzar un desarrollo energético accesible y sustentable para todos” puntualiza Sebastián.

Queremos mantenernos fieles a nuestra tradición verde sin dejar de estar a la vanguardia, y buscamos ser partícipes de la solución a las problemáticas que los nuevos tiempos y el desarrollo pueden traer consigo. Nuestra principal tarea es educar la conciencia ecológica nuestros alumnos en el día a día, por lo que consideramos un deber ético hacerlo dando el ejemplo, siendo responsables con el medio ambiente, demostrando con hechos que los cambios deben empezar a partir de uno mismo.