Ante la presencia de representantes de instituciones de gobierno, empresas del rubro energético y ambientalista, durante la mañana del pasado jueves 22 de noviembre se dio por inaugurado el proyecto más importante del área “Brote Coya” del Colegio Coya: un parking compuesto por más de 300 paneles solares, iniciativa pionera para un establecimiento educacional de la región. Su puesta en marcha permitirá al colegio optimizar el uso eficiente de la electricidad generada, consiguiendo independencia energética y contribuyendo al cuidado del medio ambiente.

El origen de este proyecto viene de la mano de un ex alumno del establecimiento, Rodrigo Pizarro, hoy en día miembro de la empresa Rising Sun, quienes son impulsores de proyectos con energía solar enfocados en la educación y el desarrollo de una cultura medio ambiental, aspectos que son parte de la formación que entrega el Colegio Coya, certificada desde el año 2004 como Eco Escuela. “Poder retribuir con lo que uno hace al colegio que me abrió las puertas en el ámbito ecológico no tiene precio. Hace 10 años que salí de él y hoy me llena de orgullo el haber podido trabajar con cada miembro de Brote Coya” en palabras de Rodrigo Pizarro.

Esta iniciativa verde cuenta con una potencia instalada de generación de 104.6 kwp, y se enmarca en la modalidad de financiamiento ESCO, con un leasing a 12 años plazo, tiempo en el que el ahorro energético generado es mayor al costo del leasing, lo que permite que el proyecto se vaya costeando sin un desembolso por parte del colegio.

Por su parte, el rector del Colegio Coya, Jorge Burgos, se mostró satisfecho con la concreción del parking solar. “Nuestra búsqueda como institución educativa apunta a dejar un legado que sea significativo tanto para nuestra comunidad escolar como también para la sociedad, y creemos en la importancia de que los niños crezcan en un espacio que protege el medio ambiente y que genera conciencia de su cuidado” puntualizó.